Descubre las setas deshidratadas

Descubre las setas deshidratadas

Consumir alimentos de temporada es una de las máximas de todo buen cocinero. Sin embargo, a diferencia de años atrás, hoy día se pueden comprar alimentos deshidratados de cualquier época del año y consumirlos como si fueran casi frescos. Y en este mercado de productos tienen un lugar preferente las setas deshidratadas, pues las setas frescas y silvestres se han convertido en un alimento tan escaso como prohibitivo en lo que a precio se refiere.

Para Catereasy S.L. tienda on line es una satisfacción poner a disposición del consumidor gran variedad de setas comestibles durante todo el año que nada tienen que envidiar a las frescas. Obviamente, un producto fresco y silvestre siempre será mejor, pero las setas deshidratadas son indudablemente más baratas, se pueden conservar durante cerca de dos años en algunos casos y, al fin y al cabo, guardan todas las propiedades que las originales, pues no llevan ningún aditivo ni conservante.

Para guisos, arroces, pastas o incluso salteadas con unos ajitos, las setas son muy versátiles y se pueden usar en infinidad de platos para aportar su gusto característico. También para calderetas, como guarnición de platos o para aderezar salsas se pueden comprar alimentos deshidratados como boletus, setas de cardo, trompetillas de la muerte, senderillas o níscalos.

Para volver a hidratar las setas basta con utilizar agua templada o tibia y sumergir las setas, sean del tipo que sean, durante un tiempo que variará en función de la textura o de la preparación que vayamos a realizar, pero nunca menos de media hora ni más de dos horas. Incluso, se pueden rehidratar al vapor o directamente en la preparación si se trata de guisos que contengan caldo.





haz clic para copiar mailmail copiado